CRÓNICAS en Kulturtado




Lea las ...

* Crónicas de un Miércoles Cualquiera * 
en 

by Pop Pins de Poppins.

< una revista de unos tipos muy majetones 
rockeros culturetas y de gustos selectos
cuya lectura diaria recomiendo encarecidamente >




22:00 del martes. María – me digo – A la cama ya. – Esto me lo digo en voz alta, mientras pongo la alarma a las 6:30 con toda la buena voluntad. – Mañana termino todo antes de que llegue nadie y me da tiempo hasta a desayunar viendo a Mariló Montero en la cafetería. 22:15. Me distraigo con un pop-up del ordenador que me pide que mate una mosca en la cara de un tipo bizco y cuando la he aplastado se han abierto 46 ventanas: una, que limpie mi mac; otra de un tipo llamado Julián que asegura que me puede hacer millonaria.; 6 de apuestas y 2 de mujeres que aparentemente quieren sexo conmigo. Procedo a cerrar una por una........Sigue leyendo





Estimados amigos, habrán observado que recientemente utilizo mucho la palabra yupie. Así es. Habránse dado cuenta, además, de que no hablo de otra cosa. Esto es porque no hago otra cosa. Pero no me entiendan mal, digo que no hago otra cosa más que pensar en ser yupie. Espero que esto responda a sus dudas sobre a qué dedico mi vida, que muchos me lo andan preguntando. Dicho esto, debo compartir con ustedes unos trucos de extrema relevancia si su única preocupación es, como la mía, la de ser una yupie.......Sigue leyendo




Existe un lugar en Madrid que pocas personas conocen cuyo poder confunditorio supera el de muchos psicotrópicos. Debo mi retraso en la publicación de estas crónicas a esto que les voy a relatar. Es más, estoy convencida de que soy de los pocos supervivientes que han logrado contarlo , así que lean con atención, les contaré lo que me sucedió para que nunca les ocurra: En uno de los andenes de cercanías de la estación de Nuevos Ministerios, existe un muro de tornos que sirve de freno a la inmigración ilegal entre Metro y Renfe.......Sigue leyendo





Érase una vez una pequeña princesita que quería ser yupie. Nos vamos a saltar lo del torreón y lo del rollo de estarse uno siempre encerrado temiendo lo que hay fuera y esperando a que un señor a caballo nos saque de allí. Es una ñoñez y nuestra pequeña princesita sabe que quien quiere peces tiene que mojarse el culo.......Sigue leyendo






Esta tarde mi padre ha entrado en mi cuarto y me ha encontrada sentada en el escritorio con la cabeza gacha y la espalda jorobada. Lejos de levantar la vista ni he respirado. Estaba terriblemente concentrada. Mi padre ha avanzado hasta colocarse detrás de mí y ha permanecido un rato callado observando por encima de mi hombro. Ha dado unos pasos a un lado y a otro, seguramente frunciendo el ceño, y finalmente ha preguntado:  "Hija, puedes explicarme qué narices estás haciendo"......Sigue leyendo




Buah. Todo es molón, y utilizan la palabra brainstormingtodo el rato. O igual soy yo quien la dice sin parar. Por una vez me siento como grande. De repente perteneces. Te pones un logo en la frente y creces tres metros. Estás así como drogada de serotonina......Sigue leyendo





Era un día como hoy , o quizá fuera verano. Estaban ellas tomando una copa en algún bar con barandillas doradas y mesas de madera caoba. reían con los labios perfilados. Se llevaba, qué quieren que les diga. Los camareros eran de esos de pajarita y chaleco verde de rayas que siempre hablan de usted moviendo el bigote.

Quizá lo que bebían no eran copas sino vino o cerveza. Sí, eso me pega más. Entre trago y trago ponían verde a las vecinas cotorras que ponían verde a todo el mundo........Sigue leyendo






Me siento a escribir la crónica de esta semana, la cuarenta y uno ya. Madre. Y qué les cuento yo a estos. Me salta el reflejo automático: internet. Internet es procrastinar, pero procrastinar a veces es estímulo y estímulo es crear. Hala, queda justificada la mitad de mi vida.

Me pongo a estudiar con atención el twitter y el muro de Facebook, que son los lugares de donde se obtiene la información fidedigna hoy en día. – Fidedigna, digna de fe y de crédito -. Periódicos y noticiarios son pura manipulación, eso se sabe........Sigue leyendo




Un fan de esos que me paran continuamente por la calle me indicó el otro día que los amables sres. Kulturtado se han convertido en algo así como mis psicoanalistas. Me dejó pensativa. Nunca quise desnudar mi vulnerable psique ante un desconocido y resulta que ahora lo hago semanalmente ante montones de tipos. Creo que es síntoma de madurez (y puede que también de esquizofrenia) esto de enumerar uno tras otro los defectos y las meteduras de pata de una vida. Es quizá porque se trata del fin de la lucha perfeccionista, de la aceptación llevada al extremo, del abandono total al alegre ridículo de vivir........Sigue leyendo



->  Crónicas de un miércoles cualquiera XXXIX…O de la vieja de la noche…
Feliz año queridos. Que me despierto un día y medio tarde, con el cerebro lento y los deberes sin hacer. Lo siento, se me olvidó. Me regodeaba blanda, en el aciago día 1; día mundial del propósito hueco y del palpitar de la resaca.
Podría hablar aquí con apasionamiento de la magia de una noche de fin de año, del estado anímico de lentejuela y fin de una era que reina ese día.......Sigue leyendo




Feliz ciclogénesis explosiva queridos. Supongo que el espíritu navideño que nos ensopa estos días no aminora ni con tormenta ni con frío pelón. Al fin y al cabo, navidad es casa, hoguera, jerseys de renos y familia, mucha familia.
Vale, y regalos. Normalmente me gusta parecer profunda, pero oiga, si desde que somos micos nos meten el regalo navideño en el cerebro, y la gente está como tan contenta… pues no gusta eso de resistirse al consumismo. Uno se contagia y lo justifica como puede......Sigue leyendo





Porque es mi cumple y mando yo, he decidido que hoy no voy a escribir una crónica, sino que voy a aprovechar que los kulturtados me dejan poner lo que quiero, para comentarles algunas inquietudes que me surgen en un día como hoy. Pues sí, queridos, cumplo años. Nada más y nada menos que veintiocho. (Si me felicitan por aquí, van a quedar ustedes como Dios). - ¡Ay!, cómo pasa el tiempo – dice mi madre. - ¡Sí hombre, veintiocho! – espeta mi padre con desconfianza. Él aún me pide el asiento para niños cuando vamos por ahí.....Sigue leyendo




Porque es mi cumple y mando yo, he decidido que hoy no voy a escribir una crónica, sino que voy a aprovechar que los kulturtados me dejan poner lo que quiero, para comentarles algunas inquietudes que me surgen en un día como hoy. Pues sí, queridos, cumplo años. Nada más y nada menos que veintiocho. (Si me felicitan por aquí, van a quedar ustedes como Dios). - ¡Ay!, cómo pasa el tiempo – dice mi madre. - ¡Sí hombre, veintiocho! – espeta mi padre con desconfianza. Él aún me pide el asiento para niños cuando vamos por ahí.....Sigue leyendo




¿Saben eso de que va uno a una entrevista de trabajo y le aparece un tipo entrenado por el Mosad que le pide que comunique allí mismo sus tres peores defectos? ¿Les ha pasado? Seguro que sí. El tipo le mide las pulsaciones desde su silla enfrente sin siquiera tocarle. Sabe hacerlo porque en Israel tuvo que interrogar a multitud de terroristas. Entonces usted tartamudea, y él levanta ligeramente la ceja izquierda. Su mente busca desesperadamente uno de esos adjetivos de doble cara un: “soy excesivamente ordenada” o “me exijo demasiado a mi misma”. Algo así sería perfecto y sin embargo usted sólo visualiza una ristra de meteduras de pata, impuntualidades, caídas y golpes....Sigue leyendo





Hay un momento en la vida de toda niña repipi en el que los lazos rosas y los vestidos dejan de molar. Es ese día temido por las madres en el que mutas en monstruo preadolescente. Empiezas a observar y a compararte, ves que tu cuerpo dista poco del de un niño de 6 años. Esperas levantarte una mañana y haber digi-evolucionado en una portentosa señora. Lo más que ocurre es que un verano pasas de medir 1,50 a medir a 1,70. Lo juro. El resto permanece con lo que sólo eres una larga desproporción. Es una época terrible en la que empiezas a temer que es bastante más fácil metamorfsear en cucaracha que en mujer.....Sigue leyendo



...Pero esto no es siempre así. Este estado de ánimo se da más bien poco, de ahí el regodeo. En general el modo de proceder es más bien de nervio. Nervio en todas sus versiones: del que te mantiene en un estado de exaltado entusiasmo todo el rato, pero también del que tira de las tripas. No me pongan cara de extrañeza. Si son humanos saben de lo que les hablo: el nervio retortijonero. Ese que se agarra en el intestino, y no se suelta hasta que quema en las orejas. El nervio poderoso que hace las rodillas flan y los músculos piedra. Saben, ¿no?.....Sigue leyendo



->   Crónicas de un miércoles cualquiera XXXI…O de un lunes que parecía un miércoles…
Este lunes, iba en el metro, henchida de una ilusión incrédula. Y como si fuera una recién encumbrada estrella de Hollywood repasaba los pasos que me habían traído hasta aquí, hasta este vagón de metro un lunes de 2013. Relataba para mis adentros el emotivo documental de mi vida con imágenes en blanco y negro, difusas, brutas, como en Super 8. Una voz grave narraba mi pasado, y yo intervenía de vez en cuando sonriente, y rememorando anécdotas con los ojos empañados. Una especie de Searching for sugar-man, ¿saben? Pues así....Sigue leyendo





Octubre, bendito mes. Oh, señores, con esto de que empieza el frío se nos ponen las carnes débiles y nos en-ñoñamos. ¿No se dan cuenta? Por eso mismo hoy me disfrazo de Encarna Sánchez para aconsejarles, ¡para vacunarles! Dado que leen esta revista, doy por hecho que son todos Paul-Newmans y Monicas-Belucci; que levantan una ceja y desmayan a tres o cuatro. Pues aún así yo se lo cuento, porque por guays que sean, nadie se libra de este mal endémico del ser humano. Les hago esta reflexión mientras escucho el nuevo disco de Pájaro Sunrise, que por si no lo saben, lo pueden escuchar ya mismo jjjjratis, entero. Sigue leyendo





Entre ustes y yo, la presentación me había quedado magnífica, con sus efectos y todo. Hasta había metido la foto del burro. Oh, me encanta la foto del burro. Pero, sabiendo que era mi jefe y no yo quien iba a contarlo, la había preparado en modo “titulares”. Ya saben, títulos esquemáticos, pero que luego a viva voz necesitan cierto desarrollo. Mi jefe es un señor redondo, claro, de voz grave y cascada por el tabaco. Estaba segura que podría defender la foto del burro.... Sigue leyendo





El tío me asalta. Yo venía caminando con la cabeza incrustada en el móvil como hago siempre. Marchaba sin mirar al frente porque ya me sé el camino, y porque la gente y los coches suelen esquivarme. Las gafas habían resbalado hasta la punta de la nariz como me pasa siempre que miro hacia abajo. Además se habían torcido un poco al atusarme el pelo con un movimiento a mano abierta. Esto no me molesta. Estoy acostumbrada... Sigue leyendo





Dicho esto, les contaré cómo fue el nuestro. Por supuesto, sepan que se han utilizado nombres falsos y las voces de las interesadas han sido todas distorsionadas. Les ruego se las imaginen en todo momento con una barra negra sobre los ojos. Gracias.... Sigue leyendo




Son miércoles que se presentan ante usted como un señor gordo en medio de un camino estrecho, el suyo, y son ustedes quienes deben decidir cómo sortearlo o si lo sortean, (que también hay quien los colecciona, y se regodea escribiendo sobre ellos). El “gordo” se define como una ruptura transitoria en el espacio-tiempo, (matrix de toda la vida), en la que, vaya usted a saber por qué, se combinan una variedad de circunstancias sin pies ni cabeza y que caen sin más como una magnífica caca de pterodáctilo. Se distingue fácilmente de otros acontecimientos por su perfecto sinsentido, la redondez de la sorpresa con la que cae y porque le pone a uno en un estado de estupefacción y asombro del que sólo puede salirse con una risotada o una esquizofrenia.... Sigue leyendo




Que salía yo el miércoles del trabajo. Cansada, sí, pero henchida de mí, y de mi esfuerzo laboral. No sé, las rosas blancas que me había mandado el señor importante me habían hecho ilusión. No les voy a mentir. Salía con mi ramo de rosas en una mano y mi bolsa de mil papeles en otra, dispuesta a dejarlos todos resueltos en el fin de semana. Fíjense el efecto de unas rosas... Sigue leyendo




->   Crónicas de un miércoles cualquiera XXIV…O del sinsentido…
Tratando de escribir esta, nuestra crónica, me doy cuenta de que lleva un tiempo largo sin ocurrirme N A D A. Nada remotamente absurdo, o mínimamente gracioso. Imagínense, que hasta había optado por relatarles mi último viaje en metro. Lo estaba descomponiendo en una apasionante sucesión de olores y equilibrios, con apogeo en una lucha con una temible señora por un asiento . Así, me he descubierto pensando que en realidad, cualquier cosa bien mirada, carece completamente de sentido, ¿No creen? ... Sigue leyendo


->   Crónicas de un miércoles cualquiera…XXIII O las muelas del juicio…
A escasos días de Septiembre le sobreviene a una algo como ansiedad de volver, aunque no se hay ido de vacaciones, yo lo llamo el síndrome de “este-año-sí”. Los seres humanos somos seres de fechas. Nos ponemos límites y plazos sin parar. Septiembre es uno de esos y sé lo que están pensando: que año nuevo es LA fecha y no septiembre. Pues no. Enero es para propósitos huecos, abstractos .... Sigue leyendo

Érase una tarde de miércoles cualquiera. Una incómoda tarde de agosto. Me arrastro hacia mi casa como si tuviera cemento en los pies. No, como si la sangre fuera cemento y se acumulase en los tobillos, engordando cada paso. Respirar es un esfuerzo. Los edificios reflejan hastío en una bruma espesa y cegadora . Cuesta pensar y yo camino. Quienes desde la playa leen esta crónica, me permitirán un amable corte de mangas, sin otro motivo que el de la envidia más sorda. No vuelvan, es una trampa... Sigue leyendo









Se lo aclaro: estoy hablando de sujetadores. Y sí, es una pregunta. Así que, estimados lectores, mejor dicho, lectoras, les pido ayuda. Me perdonen mis editores por convertir la crónica de los miércoles en un consultorio femenino – y encima de los que se acerca más a Saber Vivir que a las morbosas secciones de la Ragazza, que todo el mundo leyó en su día, no lo nieguen -....Sigue leyendo




La crónica de este miércoles estaba escrita. Era algo sobre mi amargado trabajo, y sobre cómo una vez más la autocompasión y el inmovilismo hacen que te regocijes en el charco de la insatisfacción. Pero no crean, tenía un final feliz: terminaba con una bolsa de rebajas compulsivas, y una jarra de agua fría – metafórica (ojalá hubiera sido real) – en palabras de una madre que siempre tiene la razón, aunque duela.... Sigue leyendo





Esto que voy a contarles hoy puede herir su sensibilidad. Especialmente si son hombres, creo. Verán, cuando una se va de viaje tiende a ir limpita, vamos, aseada. Con las uñas hechas y, sí, señores, las ingles depiladas. Más ahora que es verano. En fin, aquí María sale del trabajo un miércoles. Y sale corriendo porque tiene cita ya. Cargada con ordenador portátil, bolso y bolsa de papel repleta de importantes documentos para las reuniones de mañana por la mañana... Sigue leyendo






Punkeke y Pop Pins . Verano. Calor madrileño. Con una caña en la mano deciden que se van de roadtrip a Portugal, costa sur. Durante unos minutos fantasean con un viaje de un mes de pueblo en pueblo, un atardecer en cada playa, una sagres en cada bar. Pronto se dan cuenta de que carecen de coche, la una de carnet y la otra de habilidad para conducir (esto se lo contaré otro día). El ánimo no decae: “¡Pues un train-trip! ¡Oh, que romántico!... Sigue leyendo




Este es un miércoles de los que no pasa nada. Ya se lo adelanto. Carmba, ¿Qué quieren de mí? ¿Todos los miércoles una historia absurda? ¡Por el amor de Dios, denme un respiro! Pobre de mí. No saben las semanitas que llevo. Me he levantado a las 8:59 tras 11 repeticiones de las 2 alarmas del móvil. Obviamente he llegado tarde al trabajo...Sigue leyendo


Crónicas de un miércoles cualquiera XV…O el día del visitante…

Yo, padre, habitación. 

Charla tranquila. Padre me cuenta algo del trabajo. Yo le escucho interesada mientras tecleo incesantemente en el ordenador. (Sí, señores. Las mujeres – Corrijo, eso es sexista- algunos especímenes humanos tenemos la capacidad de escuchar atentamente mientras realizamos otra tarea). Como siempre, al fin de su relato, le doy mi veredicto. Es lo que yo hago. Emito veredictos sobre el bien y el mal, decidiendo siempre dónde se encuentra el punto medio, el orden del mundo (en mi casa esto gusta regular)....Sigue leyendo



Esto ocurrió hace mucho tiempo. Un miércoles de puente de hace mucho tiempo. Era yo una dieciseisañera con aparato en los dientes que quería salir a una discoteca. Llevaba el atuendo que todo el mundo sabe, te hace parecer dos años mayor: una minifalda vaquera, una camiseta hortera y unas botas de esas de lycra de horrible punta cuadrada... Sigue leyendo



Desde  la cama,  pegada a la ventana, el cuarto se ve enorme. Se ve el largo  y estrecho pasillo que da paso a este  reducto de paz. Está lleno de cosas en un desorden lógico. Como mi cabeza. Para salir tienes que hacerlo por ese pasillo, esquivando a la derecha un butacón y un caballete que hace las veces de expositor de un montón de libros bonitos y de un par de sombreros... Sigue leyendo




Esto era yo. Un miércoles de mayo de hace unos 4 años. Una escuálida azafata venida a más en el Open de Tenis. Aquel año me habían nombrado “coordinadora del acceso  VIP”. Ni más ni menos.  A un euro más la hora que mis pobres e inocentes azafatas me encargaba de estar de pie un millón de horas, vigilar que todo el mundo entrase con su pulsera, ayudar a contar y ordenar manualmente 5000 tarjetas numeradas cada día ... Sigue leyendo




Eventaco en el trabajo, más pequeño que aquél en el que lo peté ( y la lié), pero eventaco montado en semana y media. Tengo una estrella mediática como ponente; un montón de targets que confirman asistencia y un budget muy justo. (Así somos los jóvenes yupis. A más anglicismos, menos contenido y más tontismo). ...Sigue leyendo



Os pongo en antecedentes: Shanghai. Un miércoles cualquiera de Diciembre de 2012. J y yo. Viaje mano a mano . “Okupación” sin sutilezas de la casa de nuestra aventurera y bondadosa amiga C.
Tras intensos días de pateos y markets, a euro el Chanel, nos damos una tarde de descanso. Caminamos por la calle de los masajes, o así la llamamos nosotras porque quién sabe cómo llaman a nada los chinos. ... Sigue leyendo




->   Crónicas de un miércoles cualquiera IX ... o un lunes que tras la semana santa parecía un miércoles
Estaba yo sentada viendo Splash. Bueno, viendo a mi futuro marido, Arturo Valls. Querida-madre a un lado y ordenador al otro. Cotilleo Facebook mientras veo la tele y me enchufo una infusión de esas que dan sueño. De pronto… ¿Qué ven mis ojos?  Un enlace, de algo… Increíble, inaudito, absurdo. Algo de ciencia ficción. ... Sigue leyendo
(ilustración por Lucía A. :) )


->   Crónicas de un miércoles cualquiera VIII ... o el día de la hipocondria
- Buenas tardes , pase.
- Buenas tardes doctor. – respondo temblorosa.
- ¿Motivo de la consulta?
Respiro fuerte.
- Me duele aquí (señalo a mi apéndice, porque, señores, estoy segura de que me lo van a extirpar) y le miro esperando ver un gesto de comprensión. ...Sigue leyendo






Estrés; Estrés; Estrés. Esa palabra tan hortera y tan de moda. ¿No veis que ahora todo es estrés? Me pregunto qué sería antes…Andaba yo pensando en esto porque al parecer, he acumulado todo el estrés del planeta. Todo. Como resultado ahora tengo dos chepas que amenazan con comerse a mi cuello, contracturas tamaño cabeza, un incesante temblor en el párpado izquierdo ... Sigue leyendo





Primera reunión importante con órgano decisor de relevancia. Mi jefe quiere llevarme. “María”, ha dicho, “te vienes, esto te va a tocar gestionarlo a ti. Mañana a las 11:15 en Colmenar”. Minivuelco al corazón. Bien. Se me ha subido la sangre a las orejas. ... Sigue leyendo



00:30 Llegada a calle céntrica. Equipo: Punkeke y Poppins; sin disfraz pero con vodka; dos señores vestidos de Papa, con sotana de poliéster blanco brillante, peluca blanca y solideo-hombrera en la cabeza. El quinto miembro es un señor vestido de huevo con pan. Sí, de huevo con barra de pan. Todo apunta al éxito. ... Sigue leyendo





No me corto el pelo (más de las puntas) desde EL INCIDENTE de 2009. He prohibido a todo peluquero que aplique artimaña alguna sobre mi melena: desfilados, capeados, despuntados…N A D A. No me meteré en detalles. Pero sí diré que el día de El INCIDENTE me fui a casa con una minúscula zona de pelo rapada. Sí, rapada y minúscula. ... Sigue leyendo

Esta conversación tuvo lugar ayer en mi oficina. Me diréis cómo se os quedaría el cuerpo ante su ocultismo.(18:00h. María se encuentra sola en la oficina con la chica de la limpieza (CL) que pulula por ahí. La chica de la limpieza, se acerca, mira a María (M) fijamente y dice algo. M no le oye, porque está escuchando algo hortera y ruidoso con los cascos puestos. Se da cuenta que CL quiere decirle algo. Se los se los retira.) ...sigue leyendo


->   Crónicas de un miércoles cualquiera II

Cuaderno de bitácora de hoy, un miércoles cualquiera (MUY LARGO) 8:00. Me levanto. Trabajo.19:00. Vuelta. Todo normal. 20:00. Reunión con posible inquilina. Hermano y yo. Aparece inquilina con bebé. Tour. Bebé sospechosamente callado. Nos mira como si supiera que algo va a pasar. Inquilina se marcha encantada. ... Sigue Leyendo






->  Crónicas de un miércoles cualquiera I 

La historia de una joven e inexperta responsable de Marketing, de protocolo, o letrada (o limpiabotas) – en función del buzón desde el que escriba – que organiza un sarao en la pequeña empresa recién nacida en la que trabaja. Un acto para el que no se espera una acogida de más de 30-50 personas. ... sigue leyendo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada